RSS

Archivo de la etiqueta: políticos

Lunes

Los lunes poseen la inconmensurable capacidad de calmar las tormentas. Pocos acontecimientos ostentan el poder de paralizar la vida del metro, así que el inicio de la semana es un reinicio siempre. Y hoy parecía un lunes cualquiera. El metro no admite lutos. El trabajo espera y es un lujo atreverse a perder cada tren. Era un lunes cualquiera, pero los periódicos hoy no hablaban del tiempo. Hablaban de fútbol, sí, pero en pequeñito, porque copaba los titulares el forjador de la democracia, el presidente que inventó otra España, el mito de la Transición, el gran presidente del pacto, el líder que unió a los españoles. No son mías: son palabras de tinta.

1395424609_922486_1395424669_noticia_normal

De Forges, claro.

No estaba de acuerdo toda la prensa en qué pasó el sábado por las calles de Madrid. Como cada vez, bailan las cifras y tiemblan las manos de quienes contemplan la violencia con la que termina una defensa de la dignidad. Vuelan las culpas y pueblan los medios los testimonios de cada parte. ¿Cuándo nos convertimos en dos bandos? Van marchándose los artífices de la Transición y la democracia va faltando poco a poco. Se la jugaron por conseguirnos unas libertades que vamos lentamente perdiendo. Si Suárez impulsó la pluralidad política, hoy en día hablar en la calle sale caro. Tanto que las manifestaciones ya no llevan tal nombre, sino marchas de la dignidad. Hemos llegado al punto en que hay que salir a reclamar algo tan humano como la dignidad en un país popularmente considerado como avanzado.

Esta tarde en el Congreso ha habido lágrimas, señales de la cruz y palabras, muchas palabras. De respeto y admiración, casi todas. Los que allí han estado señalan la alta y esperanzadora presencia de jóvenes que querían acercarse a homenajear y agradecer. Es que Suárez tenía tan adherido el consenso que ha conseguido llevarlo a los titulares y a las bocas de todos. Hay que ser muy bueno para que políticos, periodistas y ciudadanos hablen bien de ti… Al menos ahora. Hacemos uso de la pluralidad política que él impuso a cada rato, pero en esto estamos de acuerdo: estamos donde estamos gracias a él. Y eso no puede decirse de cualquiera. Qué envidia de altura política, la de un hombre que dimite cuando el bien de su país lo exige. En España ya no sabemos lo que es eso.

Poco queda por decir. Simplemente, adiós y gracias, Adolfo. No ha sido un lunes cualquiera.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Europa ha hablado

¿Recuerdan ustedes esas escenas tan dramáticas de familias siendo expulsadas de sus casas, que las televisiones vienen reflejando desde hace meses? ¿Recuerdan las manifestaciones en contra de los desahucios? ¿Tienen idea de lo que es la PAH? ¿Les suena una persona llamada Ada Colau que puso los puntos sobre las íes en el Congreso de los Diputados y que se atrevió a llamar criminal a un señor que defendía la ley hipotecaria española? Hagan un ejercicio de memoria, buceen en su mente y saquen a la luz esas imágenes de policías cargando contra vecinos porque su Majestad el banco de turno lo indicaba. ¿No se les ha creado un nudo en la garganta, un agarrotamiento en el estómago que ven difícil de asimilar? No se asusten, a todos nos ha pasado.

Españoles, Europa ha hablado. Puede ser que haya exagerado al decir que a todos nos ha dolido alguna vez ver o, al menos, saber que cientos de familias han tenido que abandonar sus casas, sus hogares y sus recuerdos por orden de una serie de señores trajeados que trabajan en bancos -y que, por cierto, tienen mucho que ver con la tormenta que no nos deja en paz-, que afirman que esas familias, por sus deudas, merecen dormir en el suelo. Hay quien no se ve abrumado por esas historias, sino que necesita que alguien superior sea quien le haga ver que la ley que permite esas situaciones es “abusiva”. Lo dice Europa y, ahora, lo dice toda España. Alberto Ruiz-Gallardón ha salido a comentar que la ley hipotecaria española, que, por cierto, es incompatible con la europea, se ajustará, “naturalmente”, a los dictados europeos. Gracias, señor ministro. Nos quedamos más tranquilos.

Hoy el desayuno me ha sentado bien. Café con leche, zumo de piña, una tostada y buenas noticias. Eso no se desayuna todos los días. Sin embargo, rápidamente me ha sobrepasado un hilo de preguntas y, sobre todo, una: ¿Eso es lo que hacía falta, que Europa hablara? ¿No había hablado ya bastante la sociedad? Lo llaman Democracia, pero no lo es.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 de marzo de 2013 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

A toda costa

Recuerdo que tenía once o doce años cuando se hizo público el caso Nevenka. Nunca comprendí por qué llevaba el nombre de la víctima y no del verdugo, pero lo que más me llamó la atención del caso fue el desprecio que sufrió la propia Nevenka Fernández tras sufrir acoso sexual por parte de Ismael Álvarez. Al contrario de lo que, presuponemos, ocurriría en un caso similar en nuestros días, la víctima fue despreciada, señalada y forzada, directa o indirectamente, a abandonar el país y exiliarse a un lugar más tranquilo. Fue allí donde recibió la noticia de que su acosador había sido declarado culpable. Se hizo justicia en los tribunales, pero no así en la calle.

La política prefirió condenarla a ella (el PP por aquel entonces defendió con uñas y dientes la inocencia de Ismael Álvarez y la oposición se puso de perfil aprovechando que era un lío interno del PP) y buena parte de la ciudadanía se quedó con la machista idea de que era una fresca arribista que había seducido al político.

De aquí.

Estos días no dejo de pensar qué estará pensando Nevenka Fernández de lo que está pasando en Ponferrada. Y, sobre todo, qué estará sintiendo. Cómo podrá digerir que Álvarez tenga en sus manos la posibilidad de ostentar un cargo público y que nunca haya perdido apoyos, ni siquiera en medio del escándalo, cuando destacados líderes del PP, como Ana Botella, tacharon su comportamiento de “impecable”, ni ahora.

Tomen aire antes del relato de los hechos. El pasado viernes, coincidiendo con el Día de la Mujer -algo remarcable, aunque el caso dé vergüenza todos los días del año- los socialistas de Ponferrada decidieron llevar a cabo una moción de censura con el apoyo de Álvarez, desde el partido independentista IAP, para derrocar al hasta entonces alcalde de la ciudad ponferradina, Carlos López-Riesco (PP). De esta manera, Samuel Folgueral (PSOE) se convirtió hace unos días en alcalde de Ponferrada. Fueron muchos los socialistas que se pronunciaron ignorantes ante esta situación y contrarios a la triquiñuela, como Carme Chacón, hasta que el asunto llegó a oídos (de primeras, según se dijo) del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Este obligó a Folgueral a abandonar el cargo, quien, tras negarse, lideró su salida y la de varios concejales del partido socialista. Este hombre, por cierto, ha afirmado que su partido conocía en todo momento el pacto y ha tachado de “circo” la situación. Efectivamente, todo esto es un circo. Un circo que da mucho, pero que mucho asco.

En un país con políticos honrados cabría preguntarse: ¿cómo es esto posible? La excusa de Folgueral, de Álvarez y del resto del PSOE de la localidad era que el pacto había de servir para expulsar al hasta entonces alcalde, a quien acusan de faltar a la legalidad y desviar dinero de la administración. Atentos, que Álvarez le advierte a López-Riesco que tendrá que vérselas en los tribunales. Pero no pensemos mal, que el PSOE, según admite, tenía la mejor de las intenciones. La condición sine qua non para sellar el pacto era que Álvarez debía dimitir en cuanto el PSOE tomara el papel. Todo tan limpio que dan ganas de aplaudir, ¿verdad?

Cuenta la leyenda que en España hay políticos honrados, pero, en esta historia, pocas reputaciones pueden salvar el pellejo. A Ismael Álvarez ni siquiera le importaba no formar parte del nuevo gobierno local, sino que le podían las ansias de venganza contra su sucesor como alcalde popular. Al PSOE le pudieron las ganas de gobernar, de asirse a los escasos bastiones que le quedan frente al PP. Lo que más asco da de la Política en este país es que hay quien no tiene dificultad alguna en vender sus principios al mejor postor. Ya sabe, si no le gustan, tengo otros.

¿Qué pensará Nevenka Fernández de todo esto, qué estará sintiendo? Seguramente, al ver el nombre de su acosador en grandes titulares hayan vuelto a ella aquellos sentimientos que tan bien describía Juan José Millás en Hay algo que no es como me dicen. El caso de Nevenka Fernández contra la realidad. Recuerdo haberlo leído con catorce o quince años y haber sentido entonces que sí que hay algo por lo que luchar. Que un Día de la Mujer no es inútil y que no está todo hecho si Ismael Álvarez puede seguir dedicándose a la Política en cargos públicos con la cabeza bien alta y Nevenka Fernández sigue exiliada y carga con el lastre de un delito que no cometió, si no que sufrió. Ella era la víctima, pero nunca se la defendió. A él, sin embargo, nunca le faltaron apoyos. Las actitudes primarias no se pueden disfrazar con trajes. Queda mucho camino por recorrer. Quizás llegó el momento de pulsar Reset y reiniciar nuestros valores, teniendo presente que llegará el día en que no serán las víctimas quienes paguen condena. Y el día en que la honestidad inunde la Política. Bueno, ese está aún demasiado lejos.

El acosador volvió a concurrir a las elecciones en 2011… y los ciudadanos lo premiaron con 5 concejales. ¿Lo despreciaron sus compañeros políticos? Qué va. Es la llave del Gobierno municipal! Con su apoyo llegó el PP a la alcaldía sin tener la mayoría absoluta y con su connivencia le ha arrebatado ahora el PSOE el bastón de mando. Con los suyos ha aprobado el PP todas sus decisiones desde 2011 y con los mismos gobernará el ex socialista hasta 2015.

Es la política que le vale al PP. La que le valía al PSOE hasta que el escándalo le reventó en la cara. Es lo que ha aceptado la ciudadanía. Es lo que somos. Es lo que deberíamos dejar de ser.

Ponferrada es un espejo, de Salomé García en eldiario.es

 
2 comentarios

Publicado por en 12 de marzo de 2013 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La gran estafa

“El deber de la juventud es pelear contra la corrupción”

Platos preparados - La gran estafa

Nos están tomando el pelo. Y, tristemente, nos estamos dejando hacer. Ya no somos un Estado del bienestar, sino el de la pandereta. Indignez-vous, porque este es nuestro país. Antes de leer el texto, tome las palabras en negrita e intente adivinar de qué tipo de régimen se trata. Levante la mano si le sale Democracia; si no, salga a la calle y luche. It’s very difficult todo esto.

Entre tres y cuatro millones de personas pasan hambre, pero tiramos nueve millones de comida al año. A día de hoy, la cifra de parados supera los cinco millones de personas. España es la más corrupta de Europa, solo por detrás de Grecia, Italia y Portugal. En época de crisis, nuestro presidente del Gobierno concede escasas ruedas de presa y, cuando lo hace, no permite preguntas. La mayoría absoluta ha permitido al Partido Popular impedir, entre otras cosas, una moción sobre el desperdicio de alimentos, mientras que el resto de las fuerzas políticas votó a favor. La declaración de Hacienda de Díaz Ferrán le salía a devolver. Entra en vigor la nueva ley que obliga a pagar entre 100 y 1.200 euros para acceder a la Justicia. Van cuatro casos de suicidios de personas que van a ser desahuciadasLa fundación de Aznar (FAES) ha sido la más beneficiada en ayudas para la Cooperación. Hasta 50 diputados han perdido su iPad y piden que les sea repuesto. El aeropuerto de Castellón estudia su ampliación antes de recibir el primer vuelo. El Gobierno declara que los jóvenes no solo emigran por la crisis, sino también por el espíritu aventurero. Radio Nacional de España pierde medio millón de oyentes desde que varios periodistas fueran despedidos por diferencias ideológicas con el Gobierno. El Rey es operado de la cadera y rehabilitado en pocos días, mientras que cientos de personas en su misma situación esperan medio año solamente para operarse en la Sanidad pública. En España pagamos entre 15.000 y 17.000 asesores. Ciudadanos desahuciados y pasando hambre se ven obligados a pagar las deudas de los bancos. El Gobierno planea vender la residencia española a quienes compren pisos de 160.000 euros. El ‘Financial Times’ elabora una lista en la que de Guindos es el peor ministro de Economía de Europa. Urdangarin, relacionado con desvíos de fondos públicos, ha pagado una fianza de 8,2 millones de euros. España importa el 60% del pescado que comercializa, a pesar de que el 90% de lo que los pescadores devuelven al mar por leyes de cuotas es perfectamente comestible. Los coches oficiales de los políticos generan un coste anual de 63 millones. El 50% de los jóvenes no tiene trabajo. El 65% de las personas que acceden a Cáritas son derivadas por los servicios sociales. El cabecilla de la ‘Operación Emperador’, Gao Ping, se encuentra en libertad por un error burocrático. La tragedia del Madrid Arena, en la que fallecieron cinco jóvenes, queda cerrada sin responsables; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, viajó el fin de semana a un balneario en Portugal en medio de la tragedia. El Gobierno indulta a cinco Mossos d’Esquadra condenados por torturar a un detenido. El Rey dice: “Desde fuera, España se ve mejor”.

Y etcétera, etcétera, amigos… Lo llaman Democracia y no lo es.

 
1 comentario

Publicado por en 11 de diciembre de 2012 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Reducción al absurdo

Que sepamos aprender de nuestra historia

Sencillamente. En la vida hay dos clases de personas: los que están hechos para ejercer el poder del mando de la tele y los que no. Los políticos, por hablar de alguien, pertenecen a esa curiosa casta de personajes que de críos se peleaban por el mando y siempre ganaban. No hay que juzgarles por eso, pues en toda casa existe alguien que controla la televisión, pero eso sí, existe un problema. Si nunca cedes el mando ni dejas que otros opinen, en casa siempre se verá lo mismo, y la “familia” dejará de interesarse por la televisión, aunque presida siempre la mesa.

Desengañémonos. Aún no conocemos la receta para evitar que la economía se autoproclame reina o que la clase política se corrompa desde lo más profundo. En la vida hay pocas cosas que podamos considerar certezas y el futuro, por ejemplo, no es una de ellas. El pasado, en cambio, sí. En lo que a mí respecta, tengo muy claros mis orígenes y que mis abuelos, los tres, llevan toda su vida ejerciendo un papel infravalorado, pero esencial: sacar adelante a una familia trabajando en el campo. Sé con seguridad que ese es el oficio que más admiro, pero no tengo claro por qué no lo es del resto de la gente, en especial de esos tantos ladrones con traje, de quienes mis abuelos deberían ser jefes y no sirvientes.

Nuestros abuelos no nacieron para tener el mando, porque durante toda la vida les han hecho creer que los que están arriba son los que tienen derecho a elegir el canal, aunque el aparato ni siquiera les pertenezca. Se lo transmiten de unos a otros, mientras nos venden que el canal que ellos eligen es el más interesante e ignoran la opinión de la gente. Y nosotros, criados en una televisión de cientos de canales, con decenas de opciones, hemos creído siempre que elegíamos lo que veíamos, hasta que nos hemos dado cuenta de que no, que los diferentes canales pertenecen a los mismos de siempre.

Nos están obligando a salir corriendo y a dejar de ver esta televisión. El número de trabajadores españoles que emigran a Alemania ha aumentado un 11,5%… desde el año pasado. Si los políticos nunca cambian ni de discurso, ni de canal, ni de mensaje que nadie se queje de que los jóvenes emigren huyendo de un país en el que el bien y el mal están a punto de encontrarse en la frontera. Uno sueña toda la vida con tener el mando de la tele y elegir el canal, pero cuando lo recibe se da cuenta de que no tenía ni idea de la responsabilidad que acarrea.

Hay una etapa, una maravillosa etapa en el proceso de desarrollo de un niño en la que dar respuesta a todas las preguntas que surcan de un lado a otro su pequeño cerebro se convierte en el gran juego, ese juego en el que los adultos corremos el grave riesgo de dejar de verles como adorables criaturas. Pues bien. Se empieza a percibir en el ambiente adulto una sensación bastante semejante. Eso de mirar alrededor y no saber interpretar el guión, eso de preguntarse de dónde han salido tantos hombres millonarios y los robinhoodes de andar por casa, eso de leer los periódicos y no hacer otra cosa que dudar del bosque en el que nos estamos metiendo. Quizás hemos complicado demasiado la vida y la única salida a esta tormenta sea la simplicidad.

Hace un par de días, un tal Juan Manuel Sánchez Gordillo quiso también reducir lo complejo y recuperar los planteamientos más simples. Harto como estaba del mundo que vemos cada día mientras nos tomamos el café, organizó un asalto a dos supermercados como “medida necesaria” para “dar un toque de atención”, en sus palabras. Esta es, más o menos, la historia. Cierto es que, conociendo sus intenciones, es difícil posicionarse totalmente en contra, pero, si me dejan, en este caso el fin no justifica los medios. Tertulianos, a sus puestos.

El fin no justifica los medios, pero es cierto que escandalizarse por la acción del SAT y no por los asaltos diarios con los que ciertos señores con traje muy elegantemente destrozan nuestras vidas, ya sea robándonos cantidades millonarias de dinero o varios derechos fundamentales, es una gran incoherencia, otro deporte nacional en el que obtendríamos el oro, de convertirse este en olímpico. No lleguemos a esos extremos, ni a los de robar para denunciar los robos ni a los de ser incoherentes con nuestros propios principios. Y aprendamos de nuestra historia y de la valentía de los responsables de que estemos aquí, que supieron enfrentar épocas peores sin tener el mando y consiguieron no volverse locos. Que el miedo no devore nuestra cordura.

 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

De debates y comedias

Saquen las palomitas, tomen asiento y guarden silencio. Bueno, no. No se callen. Comienza el espectáculo. Son las 21:46 horas. Candidatos nerviosos. Periodistas que repiten. Twitteros con los dedos preparados sobre el teclado esperando el ‘toma y daca’. Los ojos bien abiertos y el teléfono desconectado. La cena se enfría mientras se inician los monólogos. Bienvenidos a El Club de la Comedia.

Es un rasgo común a todos los periodistas y estudiantes de Periodismo (o al menos debería serlo) sentir un gusanillo en la tripa cada vez que se produce un acontecimiento importante. Los periodistas lo aprovechan para dar todo de sí mismos en las redacciones, mientras que los estudiantes los envidiamos y nos lamentamos por que ese acontecimiento no haya coincidido en el tiempo con nuestro periodo de prácticas. Es ese gusanillo que me hace cosquillas internas el que me hace reflexionar sobre el Periodismo. En pasado, presente y futuro.

Un debate electoral no es, como indicó Manuel Campo Vidal anoche al término del cara a cara, algo que debamos agradecer a los dos principales candidatos. Un debate electoral debería ser un derecho de los ciudadanos a conocer los programas electorales de varios partidos y ponerlos uno frente a otro para poder elegir el que nos parece menos malo. Debería ser un espacio para dar opción a los indecisos a elegir con cordura su voto. Pero no lo es. ¿De quién es la culpa? De lo que debería haber sido una contienda, una lucha o un combate (utilizo sinónimos directamente importados de la RAE) que se jugó anoche en esa carpa de circo, me quedo con una frase que ha penetrado sin permiso alguno hasta mi cerebro y que no ha dejado de rebotar en él. Un hombre que lleva siendo profesor mío un mes y seis días, pero que ya me ha enseñado bastantes cosas interesantes, publicó el siguiente tweet cuando todavía se estaban lanzando globos de agua Rubalcaba y Rajoy en el patio del colegio: Si hubiera verdaderos periodistas, el debate sería una cosa totalmente distinta. Aplausos, por favor.

Nos quejamos (y me pongo la primera en la lista) de que los debates electorales no sirven para nada, que son una sola repetición de promesas sin sentido y verdades disfrazadas para ganar votos hoy y perderlos mañana, aunque, eso sí, siempre aderezadas con gráficos de muchos colores. En esta ocasión, los gráficos han sido más bien escasos, al igual que los verdaderos enfrentamientos. Rubalcaba, asumiendo ya una futura victoria del candidato popular, ejerció de periodista al intentar desarmar a Rajoy con preguntas pretendidamente incómodas. Y ni eso, porque un buen periodista repite la pregunta una y otra vez hasta alcanzar la verdadera contestación, pero esta vez no ha habido respuestas claras. Rajoy, que pestañeaba una vez por minuto, contrarrestando el nervioso parpadeo constante del socialista, no dejó de leer sus apuntes ni siquiera en sus últimos tres minutos, en la conclusión, que debería haber sido el punto fuerte de su argumentación.

Y la falta de respuestas, ¿es culpa de los candidatos? ¿De los asesores, tal vez? No, la culpa es nuestra, por consentir que el único debate que ofrecen en cuatro años esté “moderado” por un solo periodista que se limita a controlar el tiempo de las ponencias. Se necesita, y lo cuento con términos prestados, una trinchera de cinco periodistas que pongan el dedo en el ojo a los candidatos, que les obliguen a responder a las preguntas que todos tenemos en mente. Necesitamos periodistas con sentido de la responsabilidad sobre su oficio.

¿Quién ha ganado el debate? Ellos, los dos candidatos, los dos. Porque ambos han aprovechado la oportunidad para recordar errores pasados y exponer las promesas que saben que no cumplirán, pero que necesitan para sumar votos. El debate ha sido, una vez más, su altavoz. ¿Y quién lo ha perdido? Nosotros, porque no hemos sacado nada en claro. Pero por eso vamos cada día a clase. Por eso luchamos porque haya más facultades que llamen Ciencias de la Información. Me alegro de haber podido ser testigo del debate en Twitter, y, sobre todo, de haber comprobado que la mayoría de los tweets eran de mis compañeros de clase. Somos críticos y eso es bueno. Muy bueno. Hacen falta cosas así. De este debate no me llevo a casa nada que no supiera sobre Política, pero algo de Periodismo he aprendido, como siempre. Será que le pongo muchas ganas.

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 de noviembre de 2011 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,