RSS

Archivo de la etiqueta: Economía

El dinero no es el problema

382029_519103078114421_1498791755_n

¿Quiere buen Periodismo? Vea The Newsroom 

El pasado jueves, El País cometió un error. El hambre de exclusivas a cualquier precio llevó al diario a aceptar, anunciar y publicar una fotografía de Hugo Chávez convaleciente en un hospital. La imagen, cuya publicación de por sí es discutible pues roza los límites de la intimidad del dirigente venezolano, no sólo no clarificaba la fecha y el lugar de su toma, sino que resultó ser falsa. El hombre fotografiado no era Chávez, sino que la imagen pertenecía a un vídeo publicado en Youtube en 2008.

El País cometió un error. No hay que hacer sangre de ello, pues la historia del Periodismo en España nos deja un gran legado de patinazos de distintos medios de comunicación. Sin embargo, tampoco hay que dejarlo de lado. Nada menos que 225.000 euros costó el desatino de El País, que anteriormente había pagado 15.000 euros por la fotografía. Así, por comentar, recordemos que, dos meses antes, 129 periodistas de ese diario fueron despedidos a través de un Expediente de Regulación de Empleo. Aunque no les sirve de excusa, es necesario leer sus explicaciones: Relato de un error de El País.

El dinero, por lo que veo, no es el problema. El reto en época de crisis es aguantar y salir delante de manera justa y proporcionando al público información de calidad. Los libros de Deontología y Ética Periodística sangran cada vez que se anuncia que trabajadores que han sacado adelante un medio de comunicación tienen que ser despedidos por mala gestión. El dinero está poniendo las cosas difíciles, sí, pero las grietas económicas no tienen que llevarse toda la culpa si analizamos, por ejemplo, que el sueldo del presidente ejecutivo de uno de los grupos de comunicación más importantes del país ascendió en 2011 a 8,2 millones de euros [Nota: ésta es la cifra que la empresa comunicó a la CNMV, pero, de acuerdo con el desglose que la firma hizo posteriormente ante el regulador estadounidense (SEC), el sueldo se sitúa en 13 millones de euros. Ahí es nada]. Un sueldo que, por cierto, el receptor considera normal (Mis emolumentos son los habituales del mercado, se atrevió a afirmar). No hace falta que indique de quién hablo, pues, por desgracia, no es el único alto ejecutivo de un grupo de comunicación que obtiene un sueldo desorbitado mientras cientos de trabajadores son enviados a sus casas “por culpa de la crisis”.

249420_491441904213872_1527802023_nAsí funciona este mundillo, pero los palos vienen de todas partes. Ya ni siquiera hacer bien tu trabajo es motivo suficiente para permanecer en la empresa. Si eres parcial, desempeñas mal tu trabajo, pero puedes conservarlo. Si eres imparcial, interrumpes a los entrevistados que no quieren responderte, tratas de igual manera a personajes de relevancia con el único objetivo de desenmascarar la verdad y eres líder de audiencia porque el público te considera un buen profesional…. Entonces estás despedido. Tampoco aquí hace falta desglosar nombres, ¿no?

Exclusivas falsas en primera y a cuatro columnas. Periodistas que adivinan el futuro y graban crónicas 24 horas antes de que se produzca el acontecimiento. Redacciones al 60% de su capacidad. Líderes de medios de comunicación con sueldos millonarios. Periódicos que se completan con noticias de agencia y notas de prensa fusiladas. Y miles de ejemplos más.

Nos estamos cargando el Periodismo, pero, ¿es el dinero el responsable? Nadie dijo que fuera fácil hacer Periodismo de calidad, pero tampoco lo fue para grandes figuras de esta profesión a las que la edad está retirando poco a poco. Como Enrique Meneses, recientemente fallecido, que para realizar su primer reportaje gastó en taxi tres veces más de lo que le pagaron por él. Hizo cuentas y determinó que salía ganando. Tal vez sea necesario que aquellos con poder para cambiar las cosas hagan cuentas y determinen con qué opción sale ganando la sociedad (ante la que, recordemos, el Periodismo rinde servicio):

a) despidiendo a la mitad de su plantilla e intentando vender a los lectores información con menos calidad y noticias del día anterior;

b) ajustando las cuentas, buscando nuevos flujos de financiación y creando un producto de calidad por el que la gente esté dispuesto a pagar.

Que elijan ellos. Se están poniendo las cosas difíciles por aquí abajo; sería un gran detalle que los jefazos bajaran de sus tronos para echar un vistazo. Mientras tanto, los que aman (¡y amamos!) la profesión seguiremos buscando la manera en que ésta nos haga feliz, que posiblemente no tenga que ver con anclarse en modelos tradicionales, sino utilizando nuestro potencial para crear un concepto nuevo. No tenemos poder ni dinero para ser líderes, pero para hacer buen Periodismo –Enrique Meneses lo demostró sobran 150 pesetas. ¿Alguien más tiene ganas?

“En esta profesión no se puede hacer lo mismo con menos gente y con menos medios […] si el periodismo es peor, la democracia también lo es”.
Isaías Lafuente

 Las fotografías han sido encontradas aquí.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 28 de enero de 2013 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

La gran estafa

“El deber de la juventud es pelear contra la corrupción”

Platos preparados - La gran estafa

Nos están tomando el pelo. Y, tristemente, nos estamos dejando hacer. Ya no somos un Estado del bienestar, sino el de la pandereta. Indignez-vous, porque este es nuestro país. Antes de leer el texto, tome las palabras en negrita e intente adivinar de qué tipo de régimen se trata. Levante la mano si le sale Democracia; si no, salga a la calle y luche. It’s very difficult todo esto.

Entre tres y cuatro millones de personas pasan hambre, pero tiramos nueve millones de comida al año. A día de hoy, la cifra de parados supera los cinco millones de personas. España es la más corrupta de Europa, solo por detrás de Grecia, Italia y Portugal. En época de crisis, nuestro presidente del Gobierno concede escasas ruedas de presa y, cuando lo hace, no permite preguntas. La mayoría absoluta ha permitido al Partido Popular impedir, entre otras cosas, una moción sobre el desperdicio de alimentos, mientras que el resto de las fuerzas políticas votó a favor. La declaración de Hacienda de Díaz Ferrán le salía a devolver. Entra en vigor la nueva ley que obliga a pagar entre 100 y 1.200 euros para acceder a la Justicia. Van cuatro casos de suicidios de personas que van a ser desahuciadasLa fundación de Aznar (FAES) ha sido la más beneficiada en ayudas para la Cooperación. Hasta 50 diputados han perdido su iPad y piden que les sea repuesto. El aeropuerto de Castellón estudia su ampliación antes de recibir el primer vuelo. El Gobierno declara que los jóvenes no solo emigran por la crisis, sino también por el espíritu aventurero. Radio Nacional de España pierde medio millón de oyentes desde que varios periodistas fueran despedidos por diferencias ideológicas con el Gobierno. El Rey es operado de la cadera y rehabilitado en pocos días, mientras que cientos de personas en su misma situación esperan medio año solamente para operarse en la Sanidad pública. En España pagamos entre 15.000 y 17.000 asesores. Ciudadanos desahuciados y pasando hambre se ven obligados a pagar las deudas de los bancos. El Gobierno planea vender la residencia española a quienes compren pisos de 160.000 euros. El ‘Financial Times’ elabora una lista en la que de Guindos es el peor ministro de Economía de Europa. Urdangarin, relacionado con desvíos de fondos públicos, ha pagado una fianza de 8,2 millones de euros. España importa el 60% del pescado que comercializa, a pesar de que el 90% de lo que los pescadores devuelven al mar por leyes de cuotas es perfectamente comestible. Los coches oficiales de los políticos generan un coste anual de 63 millones. El 50% de los jóvenes no tiene trabajo. El 65% de las personas que acceden a Cáritas son derivadas por los servicios sociales. El cabecilla de la ‘Operación Emperador’, Gao Ping, se encuentra en libertad por un error burocrático. La tragedia del Madrid Arena, en la que fallecieron cinco jóvenes, queda cerrada sin responsables; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, viajó el fin de semana a un balneario en Portugal en medio de la tragedia. El Gobierno indulta a cinco Mossos d’Esquadra condenados por torturar a un detenido. El Rey dice: “Desde fuera, España se ve mejor”.

Y etcétera, etcétera, amigos… Lo llaman Democracia y no lo es.

 
1 comentario

Publicado por en 11 de diciembre de 2012 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Reducción al absurdo

Que sepamos aprender de nuestra historia

Sencillamente. En la vida hay dos clases de personas: los que están hechos para ejercer el poder del mando de la tele y los que no. Los políticos, por hablar de alguien, pertenecen a esa curiosa casta de personajes que de críos se peleaban por el mando y siempre ganaban. No hay que juzgarles por eso, pues en toda casa existe alguien que controla la televisión, pero eso sí, existe un problema. Si nunca cedes el mando ni dejas que otros opinen, en casa siempre se verá lo mismo, y la “familia” dejará de interesarse por la televisión, aunque presida siempre la mesa.

Desengañémonos. Aún no conocemos la receta para evitar que la economía se autoproclame reina o que la clase política se corrompa desde lo más profundo. En la vida hay pocas cosas que podamos considerar certezas y el futuro, por ejemplo, no es una de ellas. El pasado, en cambio, sí. En lo que a mí respecta, tengo muy claros mis orígenes y que mis abuelos, los tres, llevan toda su vida ejerciendo un papel infravalorado, pero esencial: sacar adelante a una familia trabajando en el campo. Sé con seguridad que ese es el oficio que más admiro, pero no tengo claro por qué no lo es del resto de la gente, en especial de esos tantos ladrones con traje, de quienes mis abuelos deberían ser jefes y no sirvientes.

Nuestros abuelos no nacieron para tener el mando, porque durante toda la vida les han hecho creer que los que están arriba son los que tienen derecho a elegir el canal, aunque el aparato ni siquiera les pertenezca. Se lo transmiten de unos a otros, mientras nos venden que el canal que ellos eligen es el más interesante e ignoran la opinión de la gente. Y nosotros, criados en una televisión de cientos de canales, con decenas de opciones, hemos creído siempre que elegíamos lo que veíamos, hasta que nos hemos dado cuenta de que no, que los diferentes canales pertenecen a los mismos de siempre.

Nos están obligando a salir corriendo y a dejar de ver esta televisión. El número de trabajadores españoles que emigran a Alemania ha aumentado un 11,5%… desde el año pasado. Si los políticos nunca cambian ni de discurso, ni de canal, ni de mensaje que nadie se queje de que los jóvenes emigren huyendo de un país en el que el bien y el mal están a punto de encontrarse en la frontera. Uno sueña toda la vida con tener el mando de la tele y elegir el canal, pero cuando lo recibe se da cuenta de que no tenía ni idea de la responsabilidad que acarrea.

Hay una etapa, una maravillosa etapa en el proceso de desarrollo de un niño en la que dar respuesta a todas las preguntas que surcan de un lado a otro su pequeño cerebro se convierte en el gran juego, ese juego en el que los adultos corremos el grave riesgo de dejar de verles como adorables criaturas. Pues bien. Se empieza a percibir en el ambiente adulto una sensación bastante semejante. Eso de mirar alrededor y no saber interpretar el guión, eso de preguntarse de dónde han salido tantos hombres millonarios y los robinhoodes de andar por casa, eso de leer los periódicos y no hacer otra cosa que dudar del bosque en el que nos estamos metiendo. Quizás hemos complicado demasiado la vida y la única salida a esta tormenta sea la simplicidad.

Hace un par de días, un tal Juan Manuel Sánchez Gordillo quiso también reducir lo complejo y recuperar los planteamientos más simples. Harto como estaba del mundo que vemos cada día mientras nos tomamos el café, organizó un asalto a dos supermercados como “medida necesaria” para “dar un toque de atención”, en sus palabras. Esta es, más o menos, la historia. Cierto es que, conociendo sus intenciones, es difícil posicionarse totalmente en contra, pero, si me dejan, en este caso el fin no justifica los medios. Tertulianos, a sus puestos.

El fin no justifica los medios, pero es cierto que escandalizarse por la acción del SAT y no por los asaltos diarios con los que ciertos señores con traje muy elegantemente destrozan nuestras vidas, ya sea robándonos cantidades millonarias de dinero o varios derechos fundamentales, es una gran incoherencia, otro deporte nacional en el que obtendríamos el oro, de convertirse este en olímpico. No lleguemos a esos extremos, ni a los de robar para denunciar los robos ni a los de ser incoherentes con nuestros propios principios. Y aprendamos de nuestra historia y de la valentía de los responsables de que estemos aquí, que supieron enfrentar épocas peores sin tener el mando y consiguieron no volverse locos. Que el miedo no devore nuestra cordura.

 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

El horizonte

El Roto, 31 de marzo de 2012, 'El País'.

Los huevos de Pascua esperan nerviosos en la bandeja de la pastelería, pero no estamos para grandes celebraciones. Son malos tiempos. No se trata del discurso más pesimista, sino que son tiempos realmente malos. Tras décadas de inculcar a los pequeños los sueños de un futuro mejor, los mayores ya no saben qué contarnos para obviar el hecho de que no hay un futuro mejor. De hecho, la línea del horizonte se está desvaneciendo y apenas se percibe, oculta tras la nube negra de la crisis, que le ha cogido gusto a llover. Esta vez hemos llegado demasiado lejos. Están empezando a pasar cosas que jamás habíamos imaginado y que nos hunden más en el generalizado sentimiento de rabia provocado por la nube negra, que no se va. La de Economía se ha convertido en la sección más leída de los periódicos y la infografía, en una herramienta imprescindible para los periodistas, que, abrumados ante tantas cifras, respiran hondo al llegar a la redacción y echan mano de ilustraciones y mapas para intentar resumir, traducir y explicarnos qué está pasando. Con la que está cayendo, las palabras se quedan cortas.

En Periodismo existe una norma, algunas veces no escrita, que exige prudencia a la hora de publicar noticias sobre suicidios, debido a que la Psicología ha demostrado en numerosas ocasiones que pueden incitar a potenciales suicidas a imitar la actuación del primero. Hay ocasiones, sin embargo, en que es necesario contarlo. Esta semana, el suicidio de un jubilado en Grecia nos ha robado el aliento. Sus razones, bastante deducibles, se concretaron en la nota escrita a mano que llevaba guardada en un bolsillo del pantalón. Soy jubilado. No puedo vivir en estas condiciones. Me niego a buscar comida en la basura. Por eso he decidido poner fin a mi vida, decía. Los indignados griegos se manifestaron ante el Parlamento bajo el lema No nos acostumbraremos a estas muertes. No lo haremos. No nos acostumbraremos a no tener horizonte.

Son malos tiempos: los grandes maestros nos están dejando solos para afrontar una crisis que no tenemos realmente claro cómo llegó y que se ha convertido en el epicentro de nuestras vidas. Gracias a gente como Antonio Mingote hemos sabido sobrellevarla con humor, pero ahora que se ha marchado casi sin avisar solo nos queda estar agradecidos por haber podido disfrutar de él y de sus viñetas. Definitivamente son días malos. Días tristes, tal vez.

Eso sí, lo importante es no olvidarnos de esto:

 
9 comentarios

Publicado por en 6 de abril de 2012 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,