RSS

A toda costa

12 Mar

Recuerdo que tenía once o doce años cuando se hizo público el caso Nevenka. Nunca comprendí por qué llevaba el nombre de la víctima y no del verdugo, pero lo que más me llamó la atención del caso fue el desprecio que sufrió la propia Nevenka Fernández tras sufrir acoso sexual por parte de Ismael Álvarez. Al contrario de lo que, presuponemos, ocurriría en un caso similar en nuestros días, la víctima fue despreciada, señalada y forzada, directa o indirectamente, a abandonar el país y exiliarse a un lugar más tranquilo. Fue allí donde recibió la noticia de que su acosador había sido declarado culpable. Se hizo justicia en los tribunales, pero no así en la calle.

La política prefirió condenarla a ella (el PP por aquel entonces defendió con uñas y dientes la inocencia de Ismael Álvarez y la oposición se puso de perfil aprovechando que era un lío interno del PP) y buena parte de la ciudadanía se quedó con la machista idea de que era una fresca arribista que había seducido al político.

De aquí.

Estos días no dejo de pensar qué estará pensando Nevenka Fernández de lo que está pasando en Ponferrada. Y, sobre todo, qué estará sintiendo. Cómo podrá digerir que Álvarez tenga en sus manos la posibilidad de ostentar un cargo público y que nunca haya perdido apoyos, ni siquiera en medio del escándalo, cuando destacados líderes del PP, como Ana Botella, tacharon su comportamiento de “impecable”, ni ahora.

Tomen aire antes del relato de los hechos. El pasado viernes, coincidiendo con el Día de la Mujer -algo remarcable, aunque el caso dé vergüenza todos los días del año- los socialistas de Ponferrada decidieron llevar a cabo una moción de censura con el apoyo de Álvarez, desde el partido independentista IAP, para derrocar al hasta entonces alcalde de la ciudad ponferradina, Carlos López-Riesco (PP). De esta manera, Samuel Folgueral (PSOE) se convirtió hace unos días en alcalde de Ponferrada. Fueron muchos los socialistas que se pronunciaron ignorantes ante esta situación y contrarios a la triquiñuela, como Carme Chacón, hasta que el asunto llegó a oídos (de primeras, según se dijo) del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Este obligó a Folgueral a abandonar el cargo, quien, tras negarse, lideró su salida y la de varios concejales del partido socialista. Este hombre, por cierto, ha afirmado que su partido conocía en todo momento el pacto y ha tachado de “circo” la situación. Efectivamente, todo esto es un circo. Un circo que da mucho, pero que mucho asco.

En un país con políticos honrados cabría preguntarse: ¿cómo es esto posible? La excusa de Folgueral, de Álvarez y del resto del PSOE de la localidad era que el pacto había de servir para expulsar al hasta entonces alcalde, a quien acusan de faltar a la legalidad y desviar dinero de la administración. Atentos, que Álvarez le advierte a López-Riesco que tendrá que vérselas en los tribunales. Pero no pensemos mal, que el PSOE, según admite, tenía la mejor de las intenciones. La condición sine qua non para sellar el pacto era que Álvarez debía dimitir en cuanto el PSOE tomara el papel. Todo tan limpio que dan ganas de aplaudir, ¿verdad?

Cuenta la leyenda que en España hay políticos honrados, pero, en esta historia, pocas reputaciones pueden salvar el pellejo. A Ismael Álvarez ni siquiera le importaba no formar parte del nuevo gobierno local, sino que le podían las ansias de venganza contra su sucesor como alcalde popular. Al PSOE le pudieron las ganas de gobernar, de asirse a los escasos bastiones que le quedan frente al PP. Lo que más asco da de la Política en este país es que hay quien no tiene dificultad alguna en vender sus principios al mejor postor. Ya sabe, si no le gustan, tengo otros.

¿Qué pensará Nevenka Fernández de todo esto, qué estará sintiendo? Seguramente, al ver el nombre de su acosador en grandes titulares hayan vuelto a ella aquellos sentimientos que tan bien describía Juan José Millás en Hay algo que no es como me dicen. El caso de Nevenka Fernández contra la realidad. Recuerdo haberlo leído con catorce o quince años y haber sentido entonces que sí que hay algo por lo que luchar. Que un Día de la Mujer no es inútil y que no está todo hecho si Ismael Álvarez puede seguir dedicándose a la Política en cargos públicos con la cabeza bien alta y Nevenka Fernández sigue exiliada y carga con el lastre de un delito que no cometió, si no que sufrió. Ella era la víctima, pero nunca se la defendió. A él, sin embargo, nunca le faltaron apoyos. Las actitudes primarias no se pueden disfrazar con trajes. Queda mucho camino por recorrer. Quizás llegó el momento de pulsar Reset y reiniciar nuestros valores, teniendo presente que llegará el día en que no serán las víctimas quienes paguen condena. Y el día en que la honestidad inunde la Política. Bueno, ese está aún demasiado lejos.

El acosador volvió a concurrir a las elecciones en 2011… y los ciudadanos lo premiaron con 5 concejales. ¿Lo despreciaron sus compañeros políticos? Qué va. Es la llave del Gobierno municipal! Con su apoyo llegó el PP a la alcaldía sin tener la mayoría absoluta y con su connivencia le ha arrebatado ahora el PSOE el bastón de mando. Con los suyos ha aprobado el PP todas sus decisiones desde 2011 y con los mismos gobernará el ex socialista hasta 2015.

Es la política que le vale al PP. La que le valía al PSOE hasta que el escándalo le reventó en la cara. Es lo que ha aceptado la ciudadanía. Es lo que somos. Es lo que deberíamos dejar de ser.

Ponferrada es un espejo, de Salomé García en eldiario.es

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 12 de marzo de 2013 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 Respuestas a “A toda costa

  1. Begoña

    12 de marzo de 2013 at 13:16

    Y Óscar López, ¿qué estaba pensando?

     
    • lacocinadelelefante

      12 de marzo de 2013 at 13:19

      Otro que tal baila con el “me cegó la posibilidad de sacar a Ismael Álvarez de la política”. En serio, ¿cree que nos hacía un favor aprovechando el tirón para gobernar pero con la condición de que se largara del Ayuntamiento? Y, lo más importante, ¿en serio cree que nos lo tragaremos? El PSOE ha hecho un grandísimo ridículo, ha vendido sus principios y ha quedado fatal, ¡un tres por uno de oferta! La Política en este país está de rebajas.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: