RSS

El corruptódromo

01 Feb
Fuente: El País.

Fuente: El País.

Indignados, dice, y se queda tan tranquila. María Dolores de Cospedal, secretaria general del Partido Popular comparece en rueda de prensa y se atreve a señalar que en su partido están indignados por las informaciones publicadas por el diario El País, que acusan directamente a miembros muy relevantes de su cúpula de haber recibido sobresueldos entre los años 1990 y 2009. Indignados. Y nosotros cómo estamos, ¿eh?

Fuente: El País.

Fuente: El País.

Para indignación la nuestra, que no sólo nos hemos inmunizado ante la corrupción, sino que estamos siendo testigos a diario de la avaricia más pura. Urdangarin, Bárcenas y Amy Martin copaban ya los telediarios, pero las informaciones publicadas ayer por El País, que completan la investigación iniciada por El Mundo, nos han dejado sin aliento. Por si no nos habíamos humillado bastante ante nuestros vecinos extranjeros, tenemos que soportar ahora la vergüenza de que el presidente del Gobierno y la cúpula casi al completo de su partido estén envueltos en un escándalo de corrupción. Y nuestro máximo dirigente, en lugar de salir a tranquilizarnos con su negación, envía a su número dos del partido, que deja insatisfechos a los periodistas que acuden a la calle Génova a desentrañar la verdad de los hechos. María Dolores de Cospedal se presenta indignada con las informaciones que el medio de comunicación ha publicado sin duda, para dañar al partido. Esa es su explicación, que El País se lo ha inventado todo para atacar al Gobierno. Ojalá fuera tan sencillo.

Los papeles de Bárcenas nos dejaron sin palabras ayer, aunque tampoco puede decirse que nos sorprendieran demasiado. Hacía días que se venía barajando el nombre del presidente Mariano Rajoy y el de otras personalidades influyentes del Partido Popular en la trama de Bárcenas, pero El País ha sacado a la luz los manuscritos del ex tesorero del partido, cuya letra ha sido verificada por diversos profesionales de la Sociedad Española de Grafología, consultados por medios tan distintos como ZoomNews, Cadena Ser, Telecinco y La Gaceta.

En el Partido Popular niegan la veracidad de los papeles publicados por El País (aquí un especial sobre el tema), pero los medios de comunicación respaldan al diario. De entre las cabeceras más destacadas, La Razón se ha quedado sola en la defensa del partido de Rajoy al publicar una portada digna de ser reseñada. Causa general contra el PP es su argumento, sin duda mucho más elaborado que el publicado en la cuenta oficial de Twitter del Partido Popular anoche a las 22,56 horas: Zapatero jamás dio explicaciones sobre el caso Campeón.

602692_529716730384855_418067312_n

Corre por ahí el rumor de que tenemos los políticos que nos merecemos, porque, no lo olvidemos, si están ahí haciendo de las suyas y pidiéndonos austeridad mientras se llenan los bolsillos de avaricia es porque nosotros les dejamos. Los políticos no saben dimitir, porque nosotros les hemos concedido inmunidad a pesar de sus desfachateces, porque ya nos parece normal que un político (o persona perteneciente a una institución pública) corrupto no vaya a la cárcel o se libre de ella pagando una fianza (con el dinero que nos ha robado, obvio). Hace unos días, el PP propuso en el Congreso que los niños reciban educación financiera y tributaria como medida para prevenir el fraude fiscal. Ahí está el error. La corrupción se evita enseñando a los niños a ser honrados y buenos ciudadanos, no contándoles las triquiñuelas de la fiscalidad. Para eso ya habrá tiempo. Educarles es enseñarles que aprovechar un cargo para sacar beneficio de manera ilegal no está bien y que es penalizado. Si les mostramos que quien comete un delito se va de rositas, la historia siempre se repetirá y dentro de unos años será demasiado tarde. Empecemos por levantarnos del sillón hoy y abolir la frase: No sé qué tiene que pasar para que la gente reaccione. Reaccionemos ahora.

Tiempo al tiempo. Sacarán sus eslóganes y se los compraremos. Menearán la banderita del partido y les aplaudiremos la gracia. Tocarán la campana de las urnas como en un comedor escolar y acudiremos borreguilmente al redil. Cada cuatro años salen los títeres y allí estaremos sentados de nuevo, delante de la función, embobados, con el dedo en la nariz, la gorra de medio lado y una piruleta en la boca. No es que a los políticos les parezcamos imbéciles, no. Es que, a estas alturas, ya deben haber constatado que lo somos.

Imbéciles, de Pedro Simón

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 de febrero de 2013 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: