RSS

No somos una generación perdida

20 Sep

Ser feliz es una forma de pasar por la vida

Esta fotografía es obra de Irene Muñoz, alias Neneando.

Con el paso de los años, la madurez nos obliga a tranquilizarnos y no saltar a la primera de cambio cuando algo nos enfurece. Sin embargo, pasa a veces, que algo nos molesta tanto, tantísimo, que progresivamente va creándonos una sensación primero de enfado y después de ira, que nos obliga, al final, a dejar que la rabia se encargue de elegir las palabras que salen de nuestros labios. Pues bien, ha llegado el momento en el que los elefantes explotan de rabia.

Un tweet fue el detonante de una idea que desde hace unos días no consigo sacarme de la cabeza. Los 140 caracteres hablaban, nuevamente, de la famosa “generación perdida”. De esa cantera del ’85 al ’90, más o menos, que no colaboramos en ninguna medida en la crisis, pero que la vamos a pagar, y con intereses, con nuestros futuro. Aún así, creo que cito un clamor muy extendido cuando afirmo que los niños de la Logse, los primeros hijos de Internet, los jóvenes de hoy en día, vaya, no somos una generación perdida. En ningún sentido. Puede que hayamos tenido las cosas más o menos fáciles, que nos espere un futuro mejor o peor, que nos merezcamos o no la jubilación cuando, con suerte, llevemos cuarenta años trabajando, pero ya se ha convertido en ofensivo que se nos meta a todos en el mismo saco y se nos tache, así como si nada, de “miembros de una generación perdida”. ¿Quiere decir esto que por culpa de la crisis y la consecuente falta de empleo nuestras vidas están perdidas o no valen nada?

Es necesario ser realista y admitir que existe la figura del nini, que es una persona que no solo no estudia ni trabaja, sino que no lo hace porque no quiere, al margen de que las circunstancias se lo impidan. Sin embargo, generalizar siempre entraña el riesgo de dejarse a alguien por el camino. La mayoría de los jóvenes nos hemos ganado el derecho a no ser, como indicaba aquí un gran compañero y maestro en el oficio, metidos en el mismo saco, como si todos fueran borrachos insolidarios, ninis apolíticos, vagos redomados, ronaldos tristes o pijos con manos de porcelana.

Miro a mi alrededor y lo que veo son jóvenes con mucho futuro. Con sueños que se van cumpliendo, que aspiran a algo más que quedarse de brazos cruzados, que publican libros, destacan en su oficio, renuncian a sus miedos y se marchan al extranjero para no ceder ante la desazón, que se enfrentan a retos del siglo XXI -como oposiciones o prácticas eternas- y salen airosos, que se forman constantemente, que sí estudian y sí trabajan, o que no estudian ni trabajan, pero porque las circunstancias y el poderoso caballero se lo impiden, pero que no tienen ni pizca de ninis. Y, ojo, que seguir soñando en tiempos de tormenta es muy difícil, pero se trata de jóvenes, en definitiva, que, a pesar de los monstruos de los ERE y los recortes, no se cansan de mirar más allá de los muros que nos impone la crisis y que nunca, nunca dejan de aprender. Para mí, esto significa aprovechar (y muy bien, por cierto) la vida, sean cuales sean las circunstancias. Esto también deberíamos contarlo.

Anuncios
 
7 comentarios

Publicado por en 20 de septiembre de 2012 en El viaje del elefante, Elefantes, Platos preparados

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

7 Respuestas a “No somos una generación perdida

  1. Alberto

    20 de septiembre de 2012 at 11:19

    Lo comparto plenamente Elena. Gracias por compartir tus inquietudes y ánimo por los madriles.

     
  2. Nacho Bartolomé

    20 de septiembre de 2012 at 13:20

    Generalizar es ser injusto con alguien, siempre. Y duele ver que eso de la “generación perdida” esté acercándose peligrosamente a “con la que está cayendo” en el ránking de cosas que se dicen demasiado últimamente.

    Hay ninis, gente perdida, claro. Que encontrará el camino o a ellos mismos algún día, ojalá. Cuando estás perdido no sabes qué camino seguir, pero lo importante es que no quedarse parado mirando a todos los lados. En cuanto empiezas a caminar, a buscar lo que sea, ya no estás pedido, porque lo que te lleva a un sitio son los pasos, no el camino.

    Gran texto 😉

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: