RSS

“La SOPA, ni con cuchara”

19 Ene

Leo en los medios teorías sobre el futuro que nos espera si entra en vigor la ley SOPA (véase ley Sinde) y me entran escalofríos.

El proyecto de ley americano tiene repercusiones gravísimas para la estructura actual de Internet, pues permite al Departamento de Justicia y a los propietarios de derechos intelectuales obtener órdenes judiciales contra aquellas webs o servicios que permitan o faciliten supuesto el infringimiento de los derechos de autor, según los expertos consultados.

El objetivo del equivalente estadounidense a la ‘ley Sinde’ es el cierre de páginas web que permitan la descarga de contenido protegido por derechos de autor, aunque estas estén alojadas en el extranjero. Así, las nuevas leyes pretenden que los servidores estén obligados a bloquear cualquier página de cualquier lugar del mundo que difunda contenidos sin autorización. Lo mismo desde un blog anónimo en Francia o a través de la red social Twitter, lo que convertiría a las webs ubicadas fuera de Estados Unidos, hasta ahora a salvo de la Justicia de ese país, en uno de sus principales objetivos.

Mantengo conversaciones con otras personas sobre volver demasiado atrás con esta clase de legislaciones y me absorbe una nostalgia de esos tiempos en que se regalaban CDs en los cumpleaños y los escritores no se enfadaban si le prestabas un libro a un amigo. Me acuerdo de aquellas tardes en las que acompañaba a mi madre a la biblioteca y me perdía en la sección de audiovisuales, de lo raro que sonaba aquella palabra y de lo jóvenes que parecían los Hombres G en aquellos discos -que, por cierto, se llamaban discos. Si no querías comprarte un libro para clase, tenías la posibilidad de fotocopiar las dos o tres páginas que necesitabas (guardo todos esos documentos como auténticos fósiles con mucho cariño). Ah, esos tiempos en los que los revolucionarios eran aquellos que se negaban a fotocopiar partituras y no los que entendían que la cultura, cuando se comparte, vale mucho más. Parece increíble que con poco más de veinte años sea capaz de hacer estas demostraciones de abuelocebolletismo, pero es que Internet ha cambiado tanto nuestras vidas, nuestra forma de hacer las cosas y nuestras relaciones con la Propiedad Intelectual que parecen haber pasado siglos desde que nos enganchamos a la Red. En fin. Febrero está enseñando los dientes y no hay tiempo para divagar sobre la Propiedad Intelectual, pero me parece importante difundir explicaciones como la que se da en el siguiente vídeo. Disfrútenla y prepárense para la montaña rusa.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 19 de enero de 2012 en Platos preparados

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: